Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios. Leer más aceptar

Venta de trufa fresca de Aragón

Comprar

 

La gastronomía Aragonesa tiene innumerables y excelentes productos gastronómicos,  uno de sus  bienes más preciados y apreciados por los paladares más exigentes es la trufa fresca, manjar aragonés por excelencia.  Es típica la celebración de ferias relacionadas con este producto, en Aragón cobran especial importancia las de Graus y Sarrión (Teruel) celebradas en Diciembre.

La trufa fresca necesita el frio invernal para su maduración perfecta, por ello, Aragón es el enclave perfecto en cuanto a lo climatológico se refiere para el buen desarrollo de este preciado producto. Este clima es muy apropiado para el desarrollo de la trufa melanosporum, una de las clases más apreciadas.

La trufa negra de Aragón es totalmente ecológica, no admite el uso de abonos, fertilizantes ni productos fitosanitarios.

La recolección de la  trufa fresca se realiza gracias al trabajo de  perros llamados canes truferos que detectan su olor desde la superficie. Estos perros están adiestrados para marcar el lugar donde se encuentran las trufas, enterradas entre 10 y 40 centímetros bajo tierra.

Hablamos de un producto muy preciado en la hostelería, sobre para los grandes restaurantes.

Platos y alimentos que mejor se complementan con la trufa fresca:

El huevo es uno de los productos que mejor se entiende con la trufa fresca, es usual encontrar en las cartas de muchos excelentes restaurantes huevo frito con ralladura de trufa, siendo un plato totalmente exquisito.

También marida a la perfección con alimentos grasos ya que ayudan a fijar el aroma y sabor del hongo.

 

Es igualmente muy recomendable para la elaboración de salsas. Condimentos que acompañen pescado, carne y pasta.

 

Marida a la perfección también con la crema bechamel aportando un toque muy especial que solo la trufa es capaz de aportar. Las laminas de trufa fresca tienen un sabor tan intenso que realza el sabor de muchísimos platos.

 

Nunca debe someterse a temperatura de más de 60 grados, por lo que se aconseja rallar la trufa en laminas cuando tengamos el alimento ya emplatado o en lo últimos momentos de su cocción vigilando la temperatura.

 

El precio de la trufa es bastante variante en función de la cantidad que se recolecte cada temporada, aun así, no es un producto barato, puede tener un precio de salida de unos 400€ el kilo y llegar perfectamente a los 800-1000€ el kilogramo, eso sí, con muy poca cantidad aporta un carácter inconfundible a los platos de cocina. Se puede conservar congelada sin problemas, cuando se necesita se saca del congelador, se ralla y se vuelve a poner de nuevo  sin correr el riesgo de perder sus propiedades.

 

La temporada de la trufa fresca abarca desde mediados de noviembre hasta mediados de marzo. Hacia el final de este periodo es cuando el producto alcanza su grado óptimo de maduración.

 

Podrás encontrar la mejor venta de trufas  en nuestra tienda onlinecon unos precios muy competitivos para que disfrutes de ese toque tan especial que aporta a la cocina. Disfruta de toda una delicia característica de la gastronomía Aragonesa.